jueves, 17 de enero de 2008

Confesión

- (Yo): Ave blog mio

- (Blogueros): concebido para ser escrito

- Blogueros, me confieso ante vosotros que he pecado contra el primer mandamiento de mi blog. No he actualizado el blog desde el 12 de enero y estamos a 17.

- ¿Y como ha pasado eso, hijo mio?

-
Bueno, es que la adversidad ha jugado en mi contra.

- Explicate

-
Para empezar, ya sabéis que escribir en fin de semana es harto complicado.

- Cierto, pero ¿Habrá algo más. no?

-
Sí. Además el proxy de mi empresa no me deja introducir entradas, nuevas. Solo leer blogs. Ni siquiera me permite hacer comentarios en ningún blog, que no sea blogspot.es

- Aún así, ¿No podrías haber evitado la tentación escribiendo desde casa? No es la oficina, precisamente, el lugar más indicado para actualizar un blog.

-
Lo sé. Pero es que hay veces, que me desestresa el escribir cosas diferentes a las propias de mi trabajo.

- Entiendo, pero recuerda que debes acostumbrarte a escribir en casa.

-
Eso intenté, blogueros. Pero esta semana, cuando fui a actualizar el blog, me encontré con que la red se había caído, y no podía acceder a ella.

- ¿Y de que ibas a hablar, hijo mio?

- De los puñeteros bancos, de la puñetera justicia, de Gallardón, .....

- ¡¡¡Basta, basta!!! No sigas. Dios, ha evitado que cometas esa imprudencia. ¡¡¡No ves que nadie va a leer tus pajas mentales!!!

- Ya

- ¿Estas arrepentido?

- Sí

- En penitencia, tienes que comprometerte a actualizar el blog con la periodicidad prometida. ¿De acuerdo?

- Sí.

- Vete y escribe en paz.

- Amén

Por cierto, como de justos es reconcer las fuentes, la foto que adorna esta entrada, ha sido tomada prestada de http://www.ojodigital.com/foro/showthread.php?t=17255

2 comentarios:

Oscar dijo...

¿Sabes que puedes mandar entradas al blog desde el mail, no? Mira las opciones del blog y configúralo. Mandando un mail darás de alta el contenido de el mail como entrada del post.

Por cierto, no es por descortés, pero de 3 posts en dos no acabas con música recomendada!! ;)

Un saludo,

silvia dijo...

Boticcario, no te olvidas del seminario. :-))

Pero, no veo dolor de los pecados ni propósito de la enmienda. Digas lo que digas.
La penitencia te la tendrán que poner los lectores. :-))