miércoles, 3 de septiembre de 2008

Reflexión de verano

Durante uno de esos días de verano en los que no había gran cosa que hacer, me tocó la agradable tarea de recoger la habitación de mis hijas. Sólo aquellos que hayáis sido tocados por el dedo de la maternidad/paternidad sabréis lo que puede ser la habitación de juegos de dos niñas de ocho y cinco años.

Los disfraces esparcidos por el suelo. Los libros abiertos y tirados por ahí. El lego dentro de la casita de muñecas, cuyos miembros y muebles reposaban en la cocinita, que carecía de verduras y vajilla, ubicadas en diferentes partes del cuarto. Hojas repletas de dibujos y garabatos variados enmoquetando el suelo, pegadas con trozos de plastilina y docenas. ¿Que digo docenas? Cientos o miles de elementos para pintar, en trozos o enteros, colocados en cualquier sitio excepto en sus preceptivos huecos.

Asi pues, en lugar de echar la preceptiva bronca paterna, opté por la psicología. Este es el mensajito que les dibujé en su pizarra:


Se rieron mucho, pero me temo que no captaron la ironía :D

Hablando de hijas, me voy a despedir con una canción que le gustababa a mi hija la mayor. Niza cantan "Estrellas y limones" en el disco homenaje a Family

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Oye pues dibujas bastante bien, jeje, si el cerdito es de pata negra... aunque parece triste, igual lo estamos mirando con ojos golositos, chau

CalidaSirena dijo...

Como te entiendo, ni te lo imaginas....
La verdad es que los niños entienden solo lo que quieren y este tema no es uno de los que les interesa, jajajaja..
Besos muy cálidos, aunque no sé si dártelos, no vaya a ser que los malinterpretes, jajajajaa.
Bueno, te los dejo igual, para que veas, que yo si soy buena...
Besotes enormes

Belén dijo...

Lo han entendido perfectamente querido amigo... solo que han pasado pero mucho :) son mujeres, no lo olvides jajajajaj

Besicos

dintel dijo...

Odio recoger juguetes. LO ODIO.

senovilla dijo...

Yo he aprendido un truco que igual te vale, con ningún disimulo agarro una bolsa grande y allí meto todo lo que encuentro tirado en el suelo, luego me lo llevo delante de ellos al trastero y les digo que están los jugetes castigados por mal comportamiento, no pueden estar tirados en el suelo de nuestra casa y esa es su condena.

Al principio se reían y a veces lloraban, ahora solo tengo que decir en voz alta "Mamá trae por favor una bolsa que voy a arrestar a unos jugetes que no cumplen las normas" y ves correr a mis peques que en 10 minutos recogen el cuarto.

Saludos paternales amigo.

Luna Carmesi dijo...

Ahora vas a ver como se pongan a dibujarte lo que piensan sobre ti!!

:-P

Besitos.

bastekcat dijo...

jaja boti... hazme fotocopias para que las reparta por mi casa...y por los despachos de mi trabajo jajjaja

Shanty dijo...

El final me ha divertido, pero cómo se nota ese amor paterno... aunque sea ante el desorden de sus adoradas niñas, ja, ja.
Besotes,
Shanty