martes, 1 de abril de 2008

La huida

Martes 8 de enero:

Empiezo este diario un frió martes de enero, me apetece contar mi vida ya que hoy me han separado de mi madre y de mis hermanos. Bueno de todos no, viene conmigo la ñoña de chiisshchhhiccihcicc (vamos, para abreviar Cloé, que es como quiere que la llamemos).

La verdad es que la despedida no ha sido muy triste. Mis 14 hermanos están todo el día a la greña, peleándose y mostrándose simpáticos ante los niños que nos visitaban (hoy no ha venido ninguno, no se porqué). Mamá se ha despedido con un lacónico ¡Que tengas suerte! Y se ha ido corriendo a vomitar (está otra vez en estado y eso que hace nada nos tuvo a los 16). De papá no se nada. Lo trajeron un día y mamá nos presentó: “estos son tus enésimos hijos”. Nos miró un momento y, con voz grave dijo “Hijos, sois unos Roborowsky. De manera que hacer honor a tan ilustre apellido en vuestra corta vida”. Acto seguido se metió en la jaula con mamá la grito de “¡A por otra”

Nos han traído a una casa con cuatro humanos. Dos tamaños “king size” y dos cachorras. Se han puesto muy contentas. ¿A ver que tal”

Viernes 11 de enero

Han sido dos días agitados. No he podido seguir mi diario. ¿Qué puedo contar? Sólo una cosa. Tengo que escapar como sea.

Las dos cachorras humanas no dejan de cogernos y sobarnos. Cloe está encantada, ¡pero yo lo odio! No me gusta que me soben. ¡Que me dejen en paz, por favor! Lo he decidido, en cuanto pueda me escapo.

Sábado 19 de enero.

He estado buscando vias de escape pero la cosa está complicada. La jaula es firme y sólida. La llamo Alcatraz.

Estoy situada en una estantería a 1metro del suelo. La única salida al exterior es una puerta ubicada en la zona superior de la celda. Mis carceleros la cierran cada vez que me cogen. Sin embargo es mi única posibilidad. Tal vez en algún momento descuiden la vigilancia y pueda huir. Entre tanto acudo al gimnasio en forma de rueda que me han puesto. Necesitaré estar en forma cuando llegue el momento.

Hay otra forma de ejercicio. Cuando toca limpieza de la celda, nos ubican en una pelota transparente que podemos hacer rodar por toda la casa. Sinceramente me viene muy bien conocer el territorio para el gran momento.

Lunes 28 de enero

Hoy ha habido bronca en casa. El “homo sapiens humilladus” de género másculino ha dormido en mi cuarto. Me he dedicado a tocarle la moral pasándome toda la noche haciendo deporte en mi rueda.

Miércoles 20 de febrero.

¡Esta hermana mía es tonta! Hoy ha tenido una oportunidad de fuga y no la ha aprovechado.

La cria humana de menor edad, la ha cogido para jugar con ella y al meterla en la pelota no la ha cerrado bien. Cloe ha salido, y en lugar de escaparse corriendo, se ha quedado olisqueando el ambiente. Al final ha sido capturada y devuelta a su jaula. ¿Por qué no tendré yo esa oportunidad?

Domingo 2 de marzo

Me aburro. Necesito escapar. Ser libre. Hacer mi vida independiente.

Como no tengo nada mejor que hacer me he puesto a escribir un libro “Ecce Hamster”: en el capítulo ¿Por qué soy tan sabio? He escrito: La felicidad de mi existencia, tal vez su carácter único, se debe a su fatalidad

Ya seguiré mañana

Lunes 3 de marzo

Me ha costado entenderlo, pero ya lo sé: “Dios ha muerto”. También me he dado cuenta de que hay dos tipos de Hamster los señores y los esclavos. Yo soy un señor (señora en este caso) y Cloe una esclava. Yo soy altiva, superior y fuerte. De mi hermana es mejor no hablar.

Jueves 27 de marzo

Han sido días sin escribir. Los pensamientos filosóficos inudaban mi cerebro sin parar. ¿Y si yo estuviese en una caverna y solo conociese sombras?¿Pienso, luego existo?¿Es la religión el opio del pueblo?

Vuelvo a mi diario. Esta noche es la noche. La cachorra mayor me ha sacado de mi jaula y ha dejado la puerta abierta. Las luces están apagadas. Dentro de un rato cogeré unas provisiones y escaparé.

Viernes 28

06:00 am ¡Ha sido brutal! ¡Estoy libre! Tal y como planeé, ayer me fugué. Con unas bolitas de comida he simulado una cabecita en mi casita y me he escapado. Me he despedido de Cloe. Tal vez no nos veamos nunca más.

Tengo que encontrar un sitio donde esconderme antes de que salten las alarmas

18:45: La niña mayor está llorando. Ha descubierto la huida. Se ha organizado un batallón de busqueda. No debo hacer ruido.

22:30: Parece que ya se han cansado. Han levantado todo el cuarto, pero afortunadamente mi escondite es muy bueno.

Sábado 29 de marzo

5:00 am: Ha sido emocionantísimo. Por la noche, aprovechando la oscuridad y la falta de vigilancia, he conseguido descender al piso inferior. Afortunadamente tengo localizado un piso franco dentro del salón.

23:45: ¡Dios casi me atrapan! He cometido un desliz. Pensando que no había nadie he aprovechado para estirar un poco las piernas y buscar algo de comida. Sin embargo el “H. Sapiens Sapiens” (genero femenino, ¿Cómo no?) me ha detectado. He sido acorralada por ambos humanos y no sé aun como he conseguido escapar.

¡Que suerte con todas las horas que pasé en el gimnasio! Si no llega a ser por ellas no lo habría conseguido

Domingo 30 de marzo

La hembra ha montado una batida para mi caza y búsqueda. Después de cuatro horas de limpieza general no han conseguido dar conmigo. Jjejejeejee ¿Quién es aquí el Sapiens Sapiens?

23:59:¿Otra vez? Tengo que ser más cuidadosa. Casi me vuelven a atrapar. He salido de mi escondrijo y me la he vuelto a encontrar a ella. Ahí. Parada. Mirándome. He salido por patas en un momento de descuido y me he vuelto a escabullir.

Bueno diario, mañana seguiré si puedo.


Voy a ponerme algo de música para relajarme: Robert Miles. One to one

8 comentarios:

CalidaSirena dijo...

Me ha encantado el diario de ese roedor tan simpático, realmente original. Tienes un ingenio, que cada vez que entro en tu blog, me pregunto a ver con que nos sorprende hoy?.
Un cálido beso

Sylvie dijo...

Muy bueno, boticcario...aunque te digo que también me ha dado un poco de pena leerlo...pobres hamsters!!...(y resto de animales encerrados!!!!!!!!).

besitos.

Vicky dijo...

Me atrapaste con tu diario....
a nadie le gusta que le quiten la libertad no?
Un abrazo

Inocencia prohibida dijo...

Nunca había mirado desde ese punto de vista la vida de un roedor. Me ha encantado aunque también me ha dado un poco de pena la última frase: Mañana seguiré si puedo. Muy gracioso el post

Un besote muy grande

Inocencia prohibida

Marketa dijo...

Que escondite más bueno encontró mi roedor de la infancia.

Hasta que se lo comió enterito y tuvimos que cambiar de sofá. :-S

boticcario dijo...

Me pillais allende las fronteras en la capital de la Unión Europea, así que hasta el viernes no podré responder con comodidad.

En cualquier caso (y lo siento por Sylvie e Incocencia prohibida ) la aventura ha terminado. En cuanto pueda coger prestado el diario, os la cuento. ;)

tequila dijo...

me ha gustado. un hamster filósofo y atlético, jeje
bueno H.S humilladus? yo tb me quedo con ganas de seguir la historia a ver si hay suerte con lo del diario(mira debajo de las almohadas, siempre están allí)

que disfrutes o te sea leve por la Capi.
un beso

CalidaSirena dijo...

Te espero en mi orilla para darte un regalito.
Un besito