lunes, 11 de mayo de 2009

13 días ( o casi).....Capítulo 2

Lo prometido es deuda. Toca la segunda parte del puente de mayo.

Esto es una lavadora:

Esto, más o menos, es un fontanero:
Y esto soy yo:
Así me planteaba yo el fin de semana, cuando el primer elemento de esta composición pictórica, decidió que sus 5 años de servicio a la causa de la limpieza de los elementos textiles del hogar había llegado a su fin. Bien es cierto, que llevaba ya protestando sobre su excesivo uso, los últimos dos años. Es más, un elemento similar al de la segunda fotografía, pero con un poco más de movilidad en sus articulaciones, hacía año y medio me había cobrado más de un 100 € por echarle un ojo y dar un diagnóstico y una solución a los primeros achaques del electrodoméstico que, por lo abultado de su coste, había sido desechado.

El caso es que la muy ladina esperó al primero de mayo a eso de las 10 am para declarse en huelga indefinida, con un sospechoso ruidito de fondo previo al cese de su actividad laboral (que digo yo, que igual eran las soflamas huelguistas del tambor o de su motor). Ante sí quedaba un cesto lleno de ropa sucia (incluyendo innumerables prendas pertenecientes al uniforme escolar de las niñas) y la desesperación y una creciente ira en la cara de mi mujer.

¿Que queréis que os diga? Sí. Lo reconozco. La carne es débil. Ante el primer chaparrón verbal sobre lo bueno que hubiese sido pagarle al clickito fontanero la abultada factura de recambio de pieza, hice lo que nunca jamás en mi vida anterior al matrimonio hubiese hecho. Intenté arreglar la lavadora.

La primera operación fue la típica en estos casos. Inundar la cocina con el agua que se había quedado parada en el tambor. Podeis imaginar la escena. Un tsunami barrió las baldosas arrastrando consigo una de mis zapatillas (bueno, tampoco fue para tanto, pero queda más melodramático ¿A que sí?). Después de eso limpie el filtro, volví a colocar todo en su sitio e, imprudentemente, le dije a mi mujer que probase de nuevo. La lavadora volvió a cargar agua y de repente se paró. Esta vez no se encendía solo una lucecita. ¡Que vá! ¡Aquello parecía una discoteca! Todas las luces de la lavadora parpadeaban.
Vuelta a la inundación de la cocina. Eso sí fue un chorreo y no lo del Madrid al Liverpool. Lavadora 2-boticcario 0

Así pues, tuve que sacar el trasto de su cubículo, para intentar averiguar la causa del ruidito. Primero me peleé con la tapa superior. Según mi señora esposa, en su día el clickito la había sacado sin problemas y sin girar los codos (estos de Playmovil, que malos son, que no les dejan ni meterse el dedo en la nariz..... lo cierto es que debe ser dura la vida de Click, con esos movimientos tan limitados. ¿Como consiguen la autosatisfacc........? ¡¡Uy perdón!! Me estaba dejando llevar por mis pensamientos). ¡¡Pues sí!! A lo mejor él, lo había hecho sin problemas, pero en mi caso, era la primera vez que le metía mano a una lavadora y ya sabeis lo torpes que somos los tios la primera vez. Media hora levantando la parte delantera, pero sin mover la trasera, hasta que reparé en unos embellecedore ubicados en los laterales.

¡Taté! ¿A que esto tiene truco?- pensé. Y sí. Habí truco. Debajo de los embellecedores aparecieron dos tornillos raros. Menos mal que una vez me dió por comprar una oferta de ciento y un destornilladores con todos los diseños de tornillo habidos y por haber. Entre ellos estaba el que cerraba la lavadora.

Imaginaos la escena de 2001 Odisea en el espacio, cuando el mono descubre el fuego. Esa era la música de fondo que hubiese debido sonar en aquel momento. Un segundo antes, yo golpeaba la lavadora con sonidos guturales, saltando a su alrededor y enseñando los dientes, y un instante después YO, el que en su día había sido la vergüenza de mi padre por mi excasa habilidad manual con las herramientas, había conseguido abrir la tapa trampa de una lavadora.

Voy a seros sincero. Independientemente del orgullo personal por haber sido capaz de hacer eso. La operación no sirvió para nada más que para constatar que el interior de un electrodoméstico es una maraña de cables sucios y aparato eléctricos de origen y función semi desconocidos.

Pero no me desanimé. Visto que por ahí no iba a poder solucionar el problema, decidí abordar el asunto por otra parte. ¡La zona inferior! Como pude, volqué lateralmente la lavadora y decidí sacar las tuberias de desagüe, llenado y otra que no sabía para que estaba ahí, pero que ya puestos, también fue desmontada.

¡No os lo vais a creer! Descubrí la causa del ruidito. Una pulsera infantil que se había quedado enganchada en la parte inferior del tambor y que de los lavados que había sufrido Dios sabe desde cuando, era totalmente negra.

Con relativa dificultad volví a conectar todos los tubos sin que me sobrase ninguna pieza y cuando terminé y volví a conectar y colocar a mi adversaria en su sitio, aparentemente KO, llamé a mi mujer.

"¿Recuerdas una serie que se llamaba Parker Lewis nunca pierde?"- le dije.- "Pues Jaime C. tampoco pierde." Craso error. Cuando reintentamos que la maquina volviese a funcionar, Terminator volvió a la vida y de nuevo comenzó la discoteca en su cuadro de mandos.

¡¡¡¡NOOOOOOOOOO!!!! ........ pero sí. La lavadora había fallecido.

¿Donde terminará esta aventura? ¿Conseguiré arreglar una lavadora en medio de un puente?¿Volverá el clickito fontanero a mi casa en festivo para cobrarme tres veces más por solucionar la avería?....Todo eso y más en el siguiente capítulo. Hasta entonces ser felices y no olvideis vitaminarse y supermineralizarse.

10 comentarios:

JuanK dijo...

Botticario


Todo esto te ha pasado por el temor subyacente de que el fontanero te robe a tu mujer jajaajaja !!!

Gracias por estar conmigo siempre
Al otro lado del deseo

CalidaSirena dijo...

Eres único contándonos tus cosas diarias, la verdad es que ya te echaba mucho de menos..
Un besazo enorme mi querido Boti

senovilla dijo...

Alguna vez hemos vivido situaciones como las que relatas,ja,ja,ja.

Luego son bonitas anecdotas para contar.

Saludos Cordiales.

laquesigueaqui dijo...

Anda que si la llegas a arreglar!!

dintel dijo...

Menos tonterías en el cole y más enseñarnos a arreglar cosas, es la mejor manera de ganar-nos la vida...

Froiliuba dijo...

ajajajaj me mola mas esta que las paperas eh

Es como si viera a mi marido cuando hizo EXACTAMENTE lo mismo que tu jajajajjaa
debe ser un gen raro que tenis los tios que solo salta ante los cachibaches , algo a´sí como un reto personal del trasto al macho dominante jajaja

Bueno, consuelate pensando que mi marido despues de mucho resoplar, hacerse polvo la mano y las lumbares, llenar la cocina de agua etc... tuvo que cagandose en to lo cagable, llamar al fontanero

Por aquella epoca escribi en mi blog un post que se llama periodo de garantia, pero no en clave de humor claro está.

besos un placer regresar a tu casa

Espero el desenlace aunque me temo...

María dijo...

Pues ahora toca el capítulo 3 el del mes de Julio, que ya casi estamos en dicho mes.

Un beso amigo, y felices días.

tequila dijo...

hola... espero que estés muy muy bien, tanto que por eso ya no escribes...pero tb espero que vuelvas, echo de menos las risas, asomarme a tu mundo (aunque no lo escriba siempre que lo pienso por no parecer una acosadora)
Besos

laura dijo...

hola
yo también echo de menos tus ocurrencias.
Espero que tu ausencia de este mundo sea porque la pasión se ha hecho dueña de tu vida... je,je

Anónimo dijo...

Serás mi TE...